top-mascotas

La matanza anual de los delfines en Japón

Los delfines son considerados una de las especies más inteligentes que habitan el reino animal. Según los estudios, están por encima incluso de los chimpancés. Los delfines son animales que pueden reconocerse si están en frente de un espejo, resolver problemas difíciles y aprender lenguaje primario de símbolos.

Los investigadores concuerdan que es inaceptable que estos mamíferos permanezcan en cautiverio en acuarios. De hecho, se conocen casos en el que los delfines a causa del estrés se golpean contra los vidrios de la mega pecera hasta suicidarse porque se sienten encerrados.

Delfines y humanos

La historia de los delfines con los humanos empezó por dos motivos: su caza y por entretenimiento. Es una especie sumamente gregaria que en su hábitat natural, el océano, puede vivir hasta con cien individuos. La relación entre estos y los seres humanos se ha visto hasta en operaciones bélicas. Los delfines al servicio de la marina de Estados Unidos sirven como guía a los buzos que se encuentran en zonas inexploradas. También se dice que durante la guerra que enfrentó el país americano en el país asiático de Vietnam, algunos animales habían sido entrenados para recoger material explosivo y transportarlo hasta los enemigos.

El entrenador más famoso versus los acuarios

El estadounidense Richard O’Barry saltó a la fama por cautivar y entrenar a los delfines como forma de entretenimiento para las audiencias. También trabajó en la serie conocida como Flipper. La vida de O’Barry cambió cuando uno de sus mamíferos se suicidó. Es harto conocido que estos cetáceos tienen la capacidad de respirar voluntariamente, es decir, deciden si parar de respirar o continuar. A partir de allí O’Barry se encaminó hacia una lucha para que los delfines se mantuvieran en el océano y no en cautiverio.

La bahía del horror

En la playa de Taiji, en Japón, todos los años se emprende la caza anual de delfines. Allí son capturados para la reventa para los principales acuarios del mundo. La manera en que son apresados los delfines es cruel y sin ética. Los que se destinan para la comida son asesinados con arpones. Durante el documental The Cave, que ganó un Oscar, muestran como las aguas cambian de color a rojo de toda la sangre que derraman los animales. Según estimaciones, se dice que 23000 cetáceos fallecen cada año en la bahía japonesa.

Aunque la carne de delfín contiene una cantidad de mercurio altamente dañina para el organismo, los habitantes de la comunidad continúan con la caza porque representa una gran cantidad de ingresos para la locación.

Speak Your Mind

*