top-mascotas

Algunas señales de que tu gato es feliz

Nuestras mascotas son siempre los consentidos del hogar. Los alimentamos, cuidamos, mimamos y mantenemos entretenidos, ellos nos proporcionan cariño y compañía leal. Sin embargo, ¿Cómo saber si tu gato es realmente feliz? Desafortunadamente aún no contamos con una forma directa de comunicarnos con nuestras mascotas que nos permite saber con exactitud sus gustos, preferencias, estados de ánimo o incluso sus quejas y malestares. Hasta que este prodigioso invento exista nos valemos de la comunicación no verbal y la actitud de nuestros gatos para saber cómo se sienten. Aquí te presentamos algunas señales que indican que tu gato se encuentra a gusto y feliz con tu compañía y tus cuidados.

Señales de un gato feliz.

Una cola rígida, que se encuentre totalmente vertical, en atención, es una muestra inequívoca de felicidad, esta puede aparecer cuando alguien muy querido llega a casa. Actitudes cariñosas como frotarse contra las piernas de alguien o sentarse cómodamente en el regazo de esa persona es también una manera de mostrar su complacencia felicidad. Maullidos agudos dirigidos a una persona especial denotan particular empatía y apego por esa persona. Una actitud infantil y juguetona es otra señal de confianza y carió así como tumbarse sobre su espalda moviendo las patas es una invitación a jugar y compartir, dirigida siempre exclusivamente a personas con las que siente afinidad. Por último un apetito saludable y pedir comida mientras se está en la cocina es otra actitud que demuestra confianza, tranquilidad y satisfacción con el lugar en el que se encuentra y las personas con las que convive.

Así como existen señales de felicidad también existen muestras inequívocas de que hay algo que le molesta o incomoda, es importante también estar atento a este tipo de señales para garantizar el bienestar y felicidad de tu gato.

Señales de que algo molesta a tu gato.

Algunas de esas señales incluyen la disminución de la actividad física, bien sea por malestar físico o emocional es una señal inequívoca de que hay algo mal. El esconderse o rehuir contacto también puede significar que algo está mal. El acicalamiento excesivo, maullidos graves y falta de apetito son algunas otras cuestiones a las que prestar atención como señales de algo negativo en la cotidianidad de tu gato. Las dificultades de interacción o directamente tener conflictos frecuentes con otros gatos de la casa o mascotas con las que antes tenía buena relación pueden ser otra señal de malestar en tu gato, asimismo sucede con arañazos verticales repetidos en los muebles cuando antes no era propenso a esta actividad.

Speak Your Mind

*